sábado, 26 de febrero de 2011

Una nueva reseña de No mires atrás


Noelia Amarillo, autora de brillantes novelas románticas y administradora del blog Las cosas de Noelia ha escrito una nueva reseña de No mires atrás. Gracias por tus palabras, Noelia, y me alegro de que lo hayas pasado bien mientras tu tía pululaba por tu casa. Un besazo.


jueves 24 de febrero de 2011

No mires atras, Ana R. Vivo
No mires atrás
Ana R. Vivo
Ed. El Maquinista
Pag. 398
Diana Chase es acusada de asesinato, seis años después Richard Wildman, un hombre poderoso que la traicionó le ofrece una nueva oportunidad, pero ella solo quieres olvidar su pasado. Su silencio le ha costado muy caro y no volverá a confiar en nadie. Al menos es lo que pensaba hasta que llegó a Yosemite, en el valle tendrá que aprender a vivir con sus miedos y sentimientos.
Allí, Diana se debatirá entre lealtades y topará con Hugh Malloy, un hombre, extremadamente sexy, que la sacará de sus casillas. Ninguno de los dos podrá resistir la atracción que surge entre ellos. Él no está dispuesto a perderla, aunque ella le encienda la sangre. Y ella no quiere volver a creer en el amor, aunque él la haga estremecer de pasión.
Reconozco que tenía este libro sin leer desde finales de enero, no porque no quisiera leerlo, sino porque siempre ando liadísima y sin tiempo para nada, pero ayer, aprovechando que estaba malita (léase la Tía de Rusia) y sin poder apenas moverme, aproveché la coyuntura; lo cogí de la estantería y me puse con él, con la sana intención de leer un poquito, ojo, UN POQUITO, y luego irme a la camita a mimir… pues no. No fue posible. Lo empecé y me lo ventilé de un tirón.
Ya se lo he dicho a la autora en facebook: “Ana, es tremendo!” y aquí me reitero. “No mires atrás” es TREMENDO!!
A ver, había oído hablar del libro a su autora durante la presentación del I Encuentro RA y me gustó mucho lo que oí, había leído la crítica que hizo de él Merche de Yo Leo RA , y me dejó con unas ganas tremendas, y claro… también con mucho miedo. Por que a veces cuanto más le gusta un libro a mis amigas más espero de él… y luego cuando lo leo me quedo un poco “Chof”… así que imaginaos mi alucine cuando ayer por la mañana leí una critica en el blog de El Maquinista en el que una chica comparaba a Ana R. Vivo con Sandra Brown. Uf… Sandra Brown, para mí, es la reina del suspense romántico, una de mis autoras fetiche... muy bueno debía de ser el libro de Ana R. Vivo para que la comparasen con ella... y por tanto, cuando llegué a casa después de currar, pachucha, jodida, y dolorida, me dije, “Hala, tarde de libro, hoy no hago nada!” y me puse a leerlo.
WAW!!!
Ya desde la primera página la historia NO deja indiferente. Para nada. Lo primero que nos encontramos es a una muchacha despertándose tras un ¿Asalto? ¿Golpe? No sé sabe, Ana no nos lo dice, solo sabemos que Diana se despierta y junto a ella hay una mujer muerta…
Seis años después Diana tiene 23 años y está cumpliendo condena por homicidio en prisión. Condena de la que aún le quedan unos pocos años para terminar… y de la que sin saber bien por qué, la misma persona que la traicionó hace años, la libera, Richard Wildman… Diana no sabe si fiarse de él (nosotras tampoco) y escapa… o al menos lo intenta.
Alguien (del que si nos fiamos jeje) la ayuda en su fuga y acaba con él en un valle en Yosemite, junto a la familia de ese alguien (que difícil es contar cosas sin hacer spoiler!) y bueno… por ciertas circunstancias se queda aislada en ese valle con esa familia… de la que destaca sin ninguna duda Huhg el hijo menor, un tipo apuesto a más no poder, moreno, con melenita (oleeee! Me encantan los tíos con melena) de ojos grises, cuerpo atlético por practicar, entre otros deportes, la escalada, y que además es un buen tipo, un tío majo y agradable, aunque eso no quiere decir que no tenga un cierto carácter gruñón y que no le guste hacer de rabiar a Diana… y hasta aquí puedo contar.
“No mires atrás” es un libro de suspense al cien por cien, de intriga y sobre todo romántico.
En el nos encontramos a una protagonista femenina que se sale bastante de la norma. Diana es una tía dura, pero una tía dura en todos los sentidos. No solo es que sea fuerte e incluso agresiva en según que circunstancias, es que además es una borde de narices, con los ovarios muy bien plantados y una soledad apabullante que emana de cada poro de su piel. Es una chica muy segura de sí misma en ciertos aspectos, pero muy frágil en otros. Tiene un pasado a sus espaldas que la ha marcado, y mucho, y del que no quiere hablar… Y Huhg tiene que mirar más allá de todo lo que ella aparenta ser para poder verla realmente.
Hugh es… genial. Y lo es porque es perfecto en todos sus defectos. Me explico. No es un tío superestupendomegaguay… tiene sus puntos, sus prontos, sus cabreos y sus piques. No se deja pisar y sabe ser fuerte cuando tiene que serlo… no puedo describirlo más, pero os aseguro que si leéis este libro acabareis enamoradísimas de él.
Otro personaje que cabe destacar es el padre de Hugh, no voy a contar nada sobre él, pero es la bomba!!
El escenario es precioso y Ana R. Vivo sabe meternos en él, en las cumbres nevadas, en el valle con pequeñas casitas, en el hotel, en el ambiente que se vive entre la gente, ya sean empleados o turistas.
Pero además de todo esto, el argumento del libro es impecable; da pistas sobre el malo y no las da, hasta que llegas a un punto en que no sabes si pensar mal de uno o de otro, o de ninguno! La historia y personalidad de Diana está tan perfilada, tan estudiada que no he pillado a la autora en ningún renuncio. Y sobre todo, es que la manera de escribir atrapa desde la primera silaba. Es impresionante, en serio.
Por tanto, solo me queda decir, que sí, se la puede comparar perfectamente con Sandra Brown (cada una en su estilo, por supuesto) y Ana no saldría perdiendo.
Si tuviera que ponerle nota, no dudaría, un 9 de 10 (me reservo el 10 para su siguiente novela. XD)
Por cierto, la siguiente novela de Ana R. Vivo, se titula “El hombre solitario”, y según la editorial saldrá pronto al mercado… no sé la fecha, pero vamos, deseandito estoy de leerla!!!

1 comentario:

menchu dijo...

Olé Noelia, Olé Ana.