lunes, 2 de junio de 2014

Estupenda reseña de El reino de Levana en Cazadoras del Romance

Gracias a DeDana, por la estupenda reseña que ha hecho de mi ultima novela  "El reino de Levana" en la web Cazadoras del Romance.
De momento, no tengo pensado escribir la historia de Shara, aunque creo que tanto ella como Noah, la guerrera, necesitan la suya propia, porque no olvidemos que a la guerrea le chisporrotea el pelo cada vez que el comandante Weiller está cerca, jajaja. Un beso DeDana, y muchas gracias.

El reino de Levana - Ana R. Vivo
Críticas
Escrito por DeDanna   
Domingo, 01 de Junio de 2014 21:40

El reino de Levana - Ana R. Vivo


Sinopsis

Magia, aventura y romance en una historia que te atrapará en el cautivante reino de Levana.

El inspector Alexander Foxley es violento y peligroso. Su psiquiatra insiste en que se beneficiaría de una estancia en una institución mental, algo a lo que él se niega. La última oportunidad que tiene es la doctora Gisela Schaefer, una mujer que parece estar más loca que él.

Sin embargo, las cosas están a punto de volverse mucho más extrañas e inesperadas para Alexander: descubrirá que, en realidad, él es un guerrero Ketherano y Gisela una sacerdotisa, la séptima hija de la diosa Levana, y que ambos proceden de un mundo amenazado por clanes diabólicos y dioses intolerantes. Se han reencontrado porque juntos deberán regresar al otro lado, al reino de Levana, y poner fin a los intentos de la Oscuridad de hacerse con su mundo.

La pasión y la locura los han vuelto a unir y sus lazos son tan fuertes que deben salvar un mundo entero...


Valoración

Alguna vez tenía que ocurrir y por fin ha pasado, a pesar de que ya casi había perdido la esperanza. Después de mucho rebuscar y de mucho leer, al final, he conseguido encontrar una autora española de que la que poder decir, sin ningún tipo de reserva, que me entusiasma su estilo. Y no, por una vez y sin que sirva de precedente, no es ironía: me ha encantado cómo escribe esta mujer, en serio. Luego os hablaré de la historia, de los personajes y de lo que me ha parecido la novela en general, pero antes dejadme que os diga que, si me he pasado días enganchada a la lectura y aprovechando cada segundo que tenía libre para leer un par de páginas, ha sido, sobre todo, porque la prosa de Ana R. Vivo me ha mantenido atrapada, hasta el punto de, en alguna frase en concreto, arrancarme una sonrisa de pura satisfacción por lo redonda que me parecía, y susurrando cien variantes de «Qué bonito».

Y mirad quién os lo está diciendo, que muy rara vez demuestro entusiasmo ante la prosa de nadie, más bien al contrario...

De hecho, el asombro ante la mano de esta mujer ha sido tal, que ha llegado un punto en que, para mí, la historia pasaba a un segundo plano, porque, de verdad, me parecía mucho más apetecible disfrutar de su prosa que de lo que ésta me estaba contando. Sé que el estilo es algo muy personal, y sé que no todas disfrutaréis de detalladas descripciones que se hacen por momentos casi poéticas, con frases largas y complejas, pero es que a mí me entusiasman y me recuerdan por qué me gusta tantísimo leer, por qué el lenguaje es algo que puede ser tan bello si se cuida y se sabe jugar con él.

No había leído nada de esta autora —aunque me encantaría poder hablar con ella y darle las gracias por devolverme la fe después de tanto producto enlatado y facilón que he tenido que leer en los últimos tiempos— y reconozco que lo que me incitó a escoger la novela fue la temática cercana a una novela de fantasía, pero a partir de ahora la seguiré muy de cerca.

Sobre la historia, bueno, reconozco que lo tenía difícil conmigo para sorprenderme y no, no ha terminado de conseguirlo, aunque si me ha convencido lo suficiente como para mantenerme entretenida. Pero es que, para ser justa, lo repetiré por enésima vez: soy, por encima de todo, lectora de fantasía, y me he tragado en ese género todo lo habido y por haber, así que presentarme algo dentro de esa temática que me parezca novedoso es realmente complicado. Sin embargo, debo reconocer que la friki en mí disfrutó localizando referencias: la cábala, la mitología nórdica, céltica, romana... Quizá alguien con menos mano me habría hecho levantar una ceja con aire crítico al encontrarme con tantas referencias y tan dispares, pero creo que aquí la autora ha sabido crear un universo consistente y bien trazado y hacer suyas todas esas inspiraciones, aunque reconozco que con Helia no conseguí quitarme de la cabeza a mi hija favorita de Loki ni por un instante.

Sin embargo, eso no le resta mérito, al contrario: es muy complicado crear un universo propio y muy difícil darle vida y, a mi parecer, aquí se ha conseguido. También es complicado introducir al lector en ese nuevo universo sin excederse en las explicaciones o sin quedarse corto, dosificar la información de forma que se asimile, se acepte, se comprenda y se disfrute y, una vez más, también se ha conseguido. Así que, por lo que se refiere al universo y sus fuentes, no tengo pega ninguna que ponerle: la forma en que se presenta, en que se introduce al lector en un nuevo mundo, con sus mitologías y sus reglas, es impecable.

Tal vez, para mí, le ha faltado un poco de profundidad en algunos aspectos de la historia, algo más allá de las vueltas y revueltas para llegar al final y al modo en que Alex y Gisela consiguen estar juntos que, si bien funciona, para mi gusto no termina de cuajar. Me ha dado la sensación de que, hacia la mitad de la novela, la trama fantástica flaquea, pierde consistencia, quizá porque se centra más en los desencuentros de los protagonistas que en la línea argumental de Levana y, al menos a mí, me ha dejado una sensación de «no tengo del todo claro el motivo de esto».

Quizá las más románticas echaréis de menos una historia de amor que vaya desarrollándose a fuego lento, que nazca de la atracción y se vaya convirtiendo en algo más, y tendréis razón, porque la novela parte de la premisa de que los personajes ya estaban relacionados en el reino de Levana y en este lado del Velo se «reconocen», aunque hayan olvidado todo lo referente a su historia anterior. Sí, es una cierta trampa, pero encaja con la historia y tiene perfecto sentido.

Tal vez lo que menos me ha gustado de la novela han sido sus protagonistas, que no han terminado de convencerme. Debo reconocer que me gustó mucho más su primera aparición en el reino de Levana, cuando vemos el origen de la historia, que su relación en nuestro mundo, que comprendo, pero que no acaba de llegarme. Sin embargo, sí me ha parecido muy lógico que pensaran estar locos —y que los demás lo creyeran también— por culpa de sus pesadillas y sus alucinaciones en lugar de, como parece habitual en las novelas de terror y fantasía, aceptar sin más que hay otra realidad más allá de lo que los humanos pueden ver.

Los secundarios están bien encajados en la historia y cumplen con su cometido sin problemas, aunque, una vez más, prefiero a los que aparecen en el reino de Levana antes que los que se mueven en el nuestro. Aunque supongo que podréis echarle la culpa de esto a mi inclinación hacia el género fantástico, que ha hecho que tal vez disfrute más de los instantes en que la narración se centraba en el universo mágico de la novela.

Sin embargo, a pesar de las pegas que pueda ponerle, no creáis que eso empaña el resultado final: he disfrutado muchísimo de la lectura. La novela me ha convencido, me ha encantado el modo de escribir de la autora, como ya os he dicho, y he saboreado sus descripciones —el punto fuerte de su prosa, sin duda— con auténtico placer.

Y si del cliffhanger que aparece en el epílogo sobre Shara surge una nueva novela, que sepáis que me la apunto desde ya.

2 comentarios:

Silvia Barbeito dijo...

Gracias a ti por la historia. Como digo en la crítica, realmente la he disfrutado. Y ojalá algún día escribas la historia de Noah, que me apetece más que la de Shara, aunque me apuntaría a las dos.

Ana R. Vivo dijo...

No sabes cuánto me alegro de que hayas disfrutado, porque esa es la razón más importante para seguir creando historias. Un beso, Ana.